Fórum Internacional de Música

Como introducción diré que la iniciativa de este evento me parece una buena idea muy beneficiosa y aprovechable, pero el formato no resultó como seguramente tenían previsto, sobre todo en cuanto a asistencia, lo cual, personalmente me parece una verdadera lástima, puesto que, viendo el programa, se dio voz y participación a la mayoría de sectores del mundo de la música. Aunque para ser sincero, debo decir que no entiendo la catalogación del fórum como internacional cuando todas las ponencias y los temas tratados en ellas se referían únicamente a aspectos musicales de la Comunidad Valenciana y de la ciudad de Valencia, por lo que la inclusión de la palabra Internacional no tenía ninguna razón de ser.
En cuanto al tema de la educación, a la que se dedicaron varias ponencias y se dio voz a diferentes entidades y organismos, supuso para mí una gran decepción (y disgusto) el que no se diera voz al Conservatorio Superior de Música de Valencia, lo cual no entiendo dado que es el centro más importante de educación musical de la ciudad de Valencia. Del mismo modo me produjo cierto desasosiego el que a la vez que no se le dio voz al CSMV se ofrecía especial protagonismo a Berklee, centro privado cuyo modelo, propio de EEUU, a mi parecer todavía tiene poco que ver con la realidad social y cultural valenciana, aunque me consta que están trabajando en el camino de una mayor integración, por asimilación, en nuestra realidad social.
Una vez más eché en falta la autocrítica en cuanto al sistema educativo musical, sinceramente esperaba encontrar debates en busca de la identificación de problemas y la búsqueda de soluciones, pero nuevamente terminé encontrando intervenciones autocomplacientes que poco o nada aportan para lograr un mejor sistema educativo, hasta el punto que muchas intervenciones, como la del vicepresidente de la Federación Valenciana de Sociedades Musicales, Remigi Morant, fueron más actos de “propaganda” que de reflexión, cuando por propia experiencia pienso que si hay algún sector de la educación musical que necesita una reforma urgente es el de las Escuelas de Música dependientes de las Sociedades Musicales.
En las mesas referidas a las bandas de música hubo intervenciones verdaderamente brillantes que iban directamente a buscar los puntos a mejorar, como fueron las de Sixto Ferrero y José Rafael Pascual Vilaplana.
Ambas intervenciones pusieron “el dedo en la llaga” en cuanto a aspectos referidos a la dignificación de la música de banda y de las sociedades musicales. Estoy totalmente de acuerdo con ambos en que a nuestro magnífico movimiento bandístico se le puede sacar más provecho, pero la realidad actual es que este movimiento lleva unos años más preocupado de acercarse al “Show” en sus conciertos que de la calidad de la música que se interpreta.
Salvo estas dos intervenciones el resto siguieron la línea autocomplaciente.
Que tenemos uno de los mayores fenómenos musicales amateurs del mundo es algo ya de sobra conocido, la pregunta es ¿qué queremos realmente hacer con él?
Para cerrar esta entrada diré que tras el fórum me queda más clara si cabe la sensación que me asalta desde ya hace tiempo, aquellos que nos dedicamos a este maravilloso mundo de la música, en todos sus géneros, debemos pararnos a recapacitar hacia donde queremos llevar a la música en el siglo XXI, pero para ello hace falta más auto crítica, aunque claro, esta es solo mi opinión personal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *